A la hora de emprender una actividad económica y seleccionar la forma jurídica con la que se desea intervenir en el sector en el que vamos a operar, debemos tener en cuenta determinados criterios.
Es necesario tener en cuenta y estudiado que vamos a invertir en el negocio así como, la responsabilidad que vamos a asumir frente a potenciales acreedores.
También es importante saber el numero de socios qye vamos a formar parte del proyecto.
La Fiscalidad , el capital social y los trámites administrativos,asi como coste de los mismos.
Hay que tener claro que imagen es la que interesa en el mercado actual.
Por otro lado, hay que estudiar la situación y la posibilidad de conseguir subvenciones para llevar a cabo el proyecto o actividad económica.

BANNER-ASESORIAS

Es recomendable crear una sociedad en el momento en el que se produzcan alguna de las siguientes circunstancias:

  • El negocio genere una deuda con entidades financieras o preoveedores considerable, superior al patrimonio de la empresa.Con la creación de una sociedad se estará protegido el patrimonio personal del socio integrante de la misma ante posibles inoslvencias, y auqe, unicamente, perdera su aportacion.
  • La empresa necesite cuatiosas inversiones.Es porbable que, tanto las entidades financieras como las Administraciones, exijan una determinada forma jurídica para la obtención de préstamos o para la concesión de subvenciones.
  • El negocio esté generando un considerable nivel de beneficios.La fiscalidad es un condicionante interesante, puesto que, con una sociedad, en principio, se pagarán menos impuestos.
  • Dos o más personas deciden asociarse para emprender en común un proyecto empresarial.
  • Uno de los clientes objetivos del negocio sea la Administración ya que , en muchas ocasiones, los concursos de licitacion estarán restringidos a sociedades.
  • Cuando la actividad de la empresa este sujeta auna normativa específica que obligue a adoptar una forma societaria.

El tipo de negocio, los destinatarios del mismo y la rentabilidad prevista son, entre otros, elementos determinantes para decidir desde qué forma jurídica desarrollar una actividad económica.