Las asesorías contables y fiscales suelen enfrentarse a picos de trabajo en ciertos periodos del año debido a fechas límite impuestas por la legislación y la naturaleza cíclica de ciertas obligaciones contables y fiscales. Estos picos de trabajo suelen coincidir con: 

  1. Cierre del ejercicio fiscal y contable: El cierre anual de cuentas es uno de los momentos más intensos del año para las asesorías. Esto implica revisar y cerrar los libros contables, preparar las cuentas anuales y asegurarse de que todo esté en conformidad con la normativa vigente.
  1. Temporada de impuestos: En muchas jurisdicciones, hay fechas límite específicas para la presentación de declaraciones de impuestos, como el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), impuesto sobre sociedades, IVA trimestral o anual, entre otros. Estos periodos suelen generar un volumen de trabajo significativamente mayor.
  1. Plazos de presentación de IVA: Las empresas deben presentar sus declaraciones de IVA de manera periódica (mensual, trimestral o anual), lo que puede generar picos de trabajo en torno a los plazos de presentación.
  1. Pagos fraccionados de impuestos: Los pagos a cuenta, como los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades o pagos a cuenta del IRPF para autónomos y profesionales, también pueden aumentar la carga de trabajo de las asesorías.
  1. Inspecciones y requerimientos fiscales: Las inspecciones de las autoridades tributarias o los requerimientos para proporcionar información adicional pueden surgir en cualquier momento y requieren respuestas rápidas y detalladas, lo cual puede generar un trabajo adicional significativo.
  1. Cambios en la legislación: La introducción de nuevas leyes o cambios en la legislación fiscal y contable pueden requerir un esfuerzo adicional para entender las implicaciones, actualizar los sistemas y procesos, y comunicar estos cambios a los clientes.
  1. Inicio del año fiscal: El comienzo de un nuevo año fiscal puede ser un momento de mucho trabajo para las asesorías, ya que deben prepararse para el ciclo de cumplimiento del nuevo año, actualizar los calendarios fiscales y asegurarse de que los clientes estén informados sobre sus obligaciones.
  1. Integración de nuevos clientes: La incorporación de nuevos clientes puede requerir un esfuerzo inicial considerable para recopilar y revisar la documentación contable y fiscal, entender las operaciones del negocio y establecer procedimientos adecuados.

Para manejar estos picos de trabajo, las asesorías pueden emplear estrategias como contar con un servicio contable externo la contratación de personal temporal, el uso de software de automatización, la implementación de sistemas de gestión del tiempo y la planificación anticipada.