La cobertura por infidelidad de empleados en un seguro de responsabilidad civil protege a la empresa contra pérdidas financieras ocasionadas directamente por actos deshonestos de sus empleados. Esto puede incluir robo, fraude, malversación de fondos u otros actos de infidelidad que resulten en un perjuicio económico para la asesoría.

Esta cobertura es importante porque tales actos pueden no solo afectar a la salud financiera de la empresa sino también a su reputación. Con esta protección, la asesoría puede recuperar parte o la totalidad de las pérdidas sufridas debido a la conducta deshonesta de un empleado.